domingo, enero 15, 2006

2006-The Jacket (Cine)


El sábado pasado nos atrevimos, por decirlo de alguna forma, a ver "The Jacket". El planteamiento de la película, si se lee la sinopsis, aparenta ser un thriller psicológico con un punto de partida interesante. Jack Starks (Adrien Brody) es un militar que regresa de la Guerra del Golfo tras recibir un balazo en la cabeza y padece una especie de amnesia. Tras un confuso juicio por asesinato en el que se ve envuelto, es ingresado en una institución mental. Allí el El Dr. Becker (Kris Kristofferson) le aplicará un tratamiento experimental que consistirá en inyectarle una droga y amarrarlo con una camisa de fuerza. Después será introducido en una especie de cubículo del depósito de cadáveres. A partir de ahí ...
Sobrepasando todas las licencias que permite el fantástico, se engaña al espectador descaradamente con un combinado de juego malabar psicológico y de rompecabezas con saltos en el tiempo. La confusión y la paradoja temporal que el guión pone en juego intencionadamente no es más que una trampa para disfrazar las carencias narrativas y la falta de coherencia. Aun así, salvo algunos pasajes con montaje de videoclip mareante, resulta interesante, por lo complejo y por el hecho de hacer pensar en si realmente hay otra interpretación o doble lectura en aquello que siendo evidente, no acaba de encajar del todo. Excelente como siempre la interpretación de Brody, quién a pesar de su particular físico, explota al máximo su expresividad y lleva holgadamente el peso de la película. Del resto de personajes destacar a Keira Knightley y Jennifer Jason Leigh, en papeles bastante esquemáticos.
Aunque la artimaña del viaje en el tiempo como pretexto para utilizar información del futuro y arreglar algo del presente no es algo nuevo, en esta ocasión se hace de una manera muy torpe, poco científica (si es que alguna película lo ha logrado) y mal explicada. Bastaba con disfrazarla de experimento militar a lo "Stargate" o proyecto de científico loco a lo "Regreso al Futuro", pero no, le inyectan una droga al protagonista, lo meten en el depósito y venga, 15 años en el futuro. Sencillo es, pero muy poco creíble también. Para el caso, es un refrito con sabor a "Doce monos", "La escalera de Jacob", "Memento" o "Viaje alucinante al fondo de la mente", por citar algunos referentes. No sé si es muy buena o es un petardo sin pies ni cabeza.
Para verla si te gustan los thrillers rebuscados y tramposos.

1 comentario:

.:: Abraxas ::. dijo...

Sip, un truño y una estafa de guión, un sinsentido.

Haber preguntado, haber preguntado...