domingo, enero 30, 2011

Los mercenarios (2010)

Desde luego Sylvester Stallone logró salirse con la suya. Semejante buñuelo solo podría haber salido de una mente trastornada por tantas y tantas películas de acción descerebrada. En pleno subidón de testosterona, el viejo Sly da a luz "Los mercenarios" (The Expendables), un compendio de todas aquellas películas que todos disfrutamos en los años 80, donde Rambo, Commando, Cobra, Soldado Universal, La Jungla de cristal y muchas otras arrasaron en taquilla.
Años después Stallone reúne a un buen grupo de expertos en películas de acción de todos los tiempos, algunos como Statham (Transporter) en plena forma. Otros como Jet Li, Dolph Lundgren, Mickey Rourke o Eric Roberts han seguido una trayectoria irregular pero alguno sigue teniendo éxito en la taquilla. Total, todo un festival de arrugas y botox.

No hay mucho que contar acerca del argumento porque la verdad parece un episodio del Equipo A de principio a fin. 

Lo mejor de la película sin duda la escena de la iglesia en la que Bruce Willis intenta contratar a Stallone y a Schwarzenegger. Tres pesos pesados lanzándose indirectas y frases cargadas de doble sentido. Solo por esta escena ya merece la pena verla.

Una película gamberra que debe ser tomada como un grupo de amigotes haciendo lo que más le gusta, películas de acción totalmente desproporcionadas y anacrónicas.

Para los nostálgicos del cine de acción de los ochenta.

2 comentarios:

Paco dijo...

Bueno Roy, yo soy un incondicional del cine de acción. Soy fiel a mis gustos. Me encantan estas películas.
Estoy deseando verlas. Yo soy de los que disfrutada con el Equipo A, con Clint Eastwood, con Stallone, Con Arnold, etc..... Y antes, cuando era un crío, con las películas del oeste interpretadas por John Wayne,o las de Tarzán, etc..
Igual que lo he sido, lo soy y lo seguiré siendo del Barça!
¡Viva el cine de acción y respetemos a los que lo hicieron grande!

roybatty dijo...

No estaba cuestionando sus gustos, Paco. Expreso libremente en mi blog lo que a mí me parece esta película. Cada cual con sus gustos que haga lo que quiera.
A mí me encanta el cine de acción, pero eso no significa que incondicionalmente aplauda todo lo que se hace. Hay que tener espíritu crítico.