viernes, octubre 21, 2005

1971-THX 1138 Director's Cut


THX 1138 es una historia fantástica ambientada en un futuro desolado y deshumanizado en el que las personas se asemejan a los robots y los robots a las personas. La obediencia ciega a un gran hermano, la perdida de la individualidad, la abstinencia sexual, el uso de drogas como instrumento de control y la máxima "trabaja y sé feliz" se impone como modo de vida esta visión particular de un mundo sin esperanza. La ópera prima de George Lucas, basada en su cortometraje titulado “The Electronic Labyrinth THX-1138: 4EB", a pesar del paso del tiempo no acusa el desfase tecnológico, quizás debido a ese ambiente frío y aséptico, casi atemporal, la utilización del limbo blanco y de localizaciones sencillas y poco identificables.
La película, casi diría que es cercana a lo experimental, deja ver algunas de las ideas que a la larga Lucas plasmaría en la trilogía de Star Wars. Se dice que las influencias son claras, principalmente la novela 1984 de George Orwell. La historia describe la rebeldía del obrero THX 1138, interpretado por Robert Duvall, quién alentado por su compañera LUH 3417, deja de tomar sus obligadas pastillas y a partir de ese momento experimenta su despertar emocional, punto de partida de su encarcelamiento, fuga y persecución. Hay quién dice que hay una doble lectura sobre el guión y apunta a su rebeldía de Lucas por no entrar en la rueda comercial de las grandes productoras. Pero bueno, es como el que quiere ver santos en las manchas de humedad de la pared.
La película es sin lugar a dudas una cinta de culto, eso sí, solo recomendada para los muy amantes del género. El estilo particularmente lento, documental y algunas escenas bastante confusas hacen que no sea una película fácil de digerir para todos los públicos. Todo hay que decirlo, el final no me convence en absoluto, demasiado rápido y abierto. Sobre la versión "montaje del director" hay ciertos retoques que se identifican bastate bien respecto a la versión inicial. Sin llegar a ser pegotes, ciertamente chocan un poco con el resto de metraje. Consulta en este enlace si quieres observar al detalle algunas de las escenas retocadas.
Era otro ritmo, otra época, otro estilo visual. Aun así merece la pena verla. Todo un clásico.

3 comentarios:

Junajo dijo...

A mi siempre se me ha atrangantado esta película. Lo he intentado varias veces y siempre he acabado dejandola o durmiéndome...habrá que intentarlo una vez más con el director's cut

roybatty dijo...

Sí Junajo, reconozco que es durilla. No es tan amena como otras del género. Por eso digo que es casi experimental. De todas formas no es una película larga (88 minutos la nueva versión) y tampoco se hace muy pesada. No creo que deba calificarse ni mucho menos de obra maestra ni obra referencia del género, pero para ser la primera película de un director, con muy poco presupuesto y en 1971 la verdad es que está muy bien. Tampoco vamos a idolatrar todo lo que hace Lucas, esto no es Star Wars, no nos engañemos.

.:: Abraxas ::. dijo...

Holaquetal!
Me la había copiado hace unos meses y nunca veía el momento de volver a verla (tenía un vago recuerdo de hace años, cuando la pasaron en La 2).
El caso es que ayer me atreví, tranquilito en el sofá con un cafecito.

En general es un peñazo bastante insoportable. Si me venden que lo que quiere es conseguir una atmósfera de asepticismo, tanto visual como emocional, pues sí, lo consigue bastante bien. No consigues terminar de identificarte con ningún personaje pq no los entiendes, y la narración resulta farragosa, algo incoherente y lenta hasta el aburrimiento.

En fin, que como proyecto de fin de carrera y apadrinado por Coppola igual estaba bien, pero ni la idea es original ni el tratamiento interesante.

Para 'Mundos Felices' asépticos y homogéneos con sus versiones del soma recomiendo "Equilibrium", no estrenada en España por problemas con la distribuidora. La historia es la clásica (mezcla de 'Mundo Feliz' y 'Farenheit 451'), pero con acción heredera de "Matrix".

Un día de estos hago una 'entrada' en el Blog, merece la pena verla.